Pasar al contenido principal

Policía dispara por la ventana y asesina a una afroamericana de 28 años

Policía dispara por la ventana y asesina a una afroamericana de 28 años

Atatiana Jefferson, una afroamericana de 28 años, fue abatida por un policía en su propia casa debido a que uno de sus vecinos llamó al número de emergencia de Fort Worth, Texas, para solicitar ayuda; sin embargo, nunca imaginó que en lugar de ayudar a la joven, su llamada le quitaría la vida.

 

James Smith, de 62 años, vio que a las dos de la mañana las luces de la casa de Jefferson estaban encendidas y una puerta entreabierta, por lo que solicitó la presencia de policías para revisar que todo estuviera en orden.

 

Minutos después llegaron los agentes, mientras Jefferson estaba jugando videojuegos con su sobrino de ocho años. Al escuchar ruidos en el jardín, la joven y el menor fueron a la ventana de su dormitorio para ver qué ocurría.

 

En ese momento, un policía blanco, quien no se identificó, le gritó a la chica que levantara las manos e inmediatamente le disparó, quitándole la vida a las 3:05 de la madrugada.

 

 

"Al percibir una amenaza, el oficial sacó su arma de servicio y disparó un tiro que impactó a la persona dentro de la residencia", comunicó la policía de Fort Worth, que no ha revelado el nombre del oficial.

 

Sin embargo, las autoridades compartieron las imágenes grabadas por la cámara que tenía el agente que disparó. En el video se observa a dos oficiales caminando en silencio por un costado de la vivienda hasta llegar al patio trasero. "¡Levanta las manos! ¡Muéstrame tus manos!”, fueron las órdenes del oficial antes de jalar su gatillo.

 

Lee Merritt, abogado de la familia de Jefferson, describió a Atatiana como una "hermosa mujer pacífica" que se había graduado de biología de la Universidad Xavier de Luisiana y que trabajaba desde casa vendiendo equipos farmacéuticos. Explicó que la madre de la víctima estaba en el hospital debido a que se había enfermado recientemente, por lo que Atatiana estaba al cuidado de la casa.

 

“No había razón para que la asesinaran, ninguna. Debemos tener justicia", manifestó en redes sociales.

 

El asesinato de Jefferson llega en un momento de alta tensión entre los agentes y los pobladores afroamericanos de Fort Worth y Dallas, pues a principios de octubre, Amber Guyger, una expolicía blanca que se equivocó de apartamento y mató a tiros a su vecino desarmado, fue condenada a 10 años de prisión. Días después de la sentencia, Joshua Brown, un testigo clave de dicha tragedia, fue asesinado a tiros, reportó El País.

SIGUE CONECTADO