Pasar al contenido principal

Un hombre vive toda su vida con la mitad del cerebro

Un hombre vive toda su vida con la mitad del cerebro

Los médicos de uno de los hospitales de la región de Moscú descubrieron a un hombre que había estado viviendo más de 60 años con solo la mitad del cerebro. Todo salió a la luz tras realizar una tomografía computarizada de su cabeza.

 

El paciente ingresó en un hospital con trastornos circulatorios y tenía problemas con la movilidad del brazo y la pierna. Cuando los radiólogos llevaron a cabo una tomografía computarizada, se quedaron desconcertados, dado que el paciente carecía de la parte de su cerebro en la que se produjo el ataque isquémico.

 

 

​En lugar del hemisferio izquierdo, en la imagen había un agujero negro. Los neurólogos han llegado a la conclusión de que las funciones de todo el cerebro durante toda su vida se limitaban al hemisferio derecho.

 

Esta peculiaridad no tuvo ningún efecto en su salud. Creció como un niño normal con un sistema motor fuerte, una visión excelente y una psique estable, terminó la escuela, se graduó de la universidad, sirvió en el Ejército, tuvo una familia y dos hijos sanos.

 

"No es la primera vez que los científicos se encuentran con la ausencia de ciertas partes del hemisferio cerebral. Estos casos ocurren en pacientes con parálisis cerebral (…) Pero la parálisis cerebral se desarrolla en las últimas etapas de la formación del feto", explicó Marina Aníkina, la neuróloga a cargo de este caso.

 

En el caso de este paciente en concreto, los trastornos ocurrieron probablemente durante el período inicial de desarrollo del feto. En esta fase, las funciones cerebrales aún no han sido distribuidas, lo que significa que si uno de los hemisferios no está desarrollado o está dañado, el otro asume plenamente las funciones de ambos.

 

El paciente se negó a realizar más exámenes.

 

"Viví una vida normal, nada me ha molestado y ahora no necesito 'fama'", dijo, y enfatizó que no quiere pensar en el hecho de que carece de uno de los hemisferios cerebrales.

 

SIGUE CONECTADO