Pasar al contenido principal

Como Dr. Jekyll y Mr. Hyde, Cárdenas oscila entre hombre de partido y ciudadano

Como Dr. Jekyll y Mr. Hyde, Cárdenas oscila entre hombre de partido y ciudadano

En los últimos cuatro meses, Enrique Cárdenas Sánchez ha navegado de un lado para otro entre ser ciudadanos y ser parte de un partido político, pero sin militancia. Desde que asumió la candidatura del PAN a la gubernatura del estado –apoyado también por PRD y MC–, el académico se ha desmarcado tanto de los partidos que lo cobijaron como comprometerse y recibir de ellos todos los beneficios posibles.

 

Clara muestra fue su campaña electoral que terminó en la derrota de 12 puntos contra Miguel Barbosa Huerta.

 

Cuando las cosas iban viento en popa a ratos, era por su empuje ciudadano, pero del mismo modo buscó reprochar, en cuanto tenía oportunidad, a los partidos por las decisiones que tomaban y se hacía a un lado. Tal como ocurría con los spots, en los que a pesar de ser su gente la que ocupaba la coordinación de campaña, arremetía que él no tenía nada que ver.

 

Ello no sin antes aceptar 39 millones de pesos para su fallida campaña por parte de los tres institutos que patrocinaron la que ha sido la campaña más cara a la gubernatura, en 16 de 22 estados en que se han elegido poderes ejecutivos, de 2015 a la fecha.

 

Apenas concluyó la elección y Cárdenas dejó que los partidos llevaran la justa legal, pero cuando se confirmó su derrota, se lanzó contra ellos por una supuesta traición al no haberle apoyado con el 100 por ciento de la cobertura de campaña y alegando que ahí fue como perdió la elección.

 

Del mismo modo, al saberse que el PAN había sido nominalmente el partido más votado en Puebla y el ganador en la capital, inmediatamente el exrector de la BUAP dijo “ganamos como partido”, siendo de nueva cuenta parte de un todo en el blanquiazul.

 

Sin embargo, en su lucha por desmarcarse de los partidos y convertirse de nueva cuenta en “ciudadano apartidista”, sostuvo que los partidos que tuvo de respaldo no los dejaron poner representantes de casilla cuando, de acuerdo con actas del INE, Sumamos sí tuvo acceso a conseguir representantes de casilla, pero solo dio 70 para la causa cardenista. 70 de 7,671 necesarios.

 

Esto es apenas el 0.9 por ciento de los necesarios y son números con los que no es posible ganar una elección.

 

Sumamos no tuvo ni siquiera la intención de cubrir espacios bajo la premisa que los partidos lo haría y el PAN, cubriendo el 98 por ciento de sus espacios, dejó un dos por ciento que fue tomado como traición por el candidato.

 

Todo era un experimento y ya piensa en el experimento de 2021

 

Pese a que gestó una campaña de 39 millones de pesos, Cárdenas sigue en el entendido de que los 60 días que compitió no fueron más que “un experimento” para ver cómo respondía la gente.

 

Es por eso que el académico ya puso la mira en 2021, para colocarse de nueva cuenta como el candidato de algún partido por la alcaldía o por una diputación, dejando ver que esa siempre fue su intención y solo usó la estructura partidista para darse a conocer.

 

Incluso, si no como partido político, pero sí como Asociación Civil, la intención en dos años será infiltrarse en las listas y conseguir, además, plurinominales en el Congreso y aparecer en la boleta con miras a las presidencias municipales.

SIGUE CONECTADO