¡Se fue medio año! ¿Cómo van los propósitos del 2022?

Foto: Unsplash y Enfoque

Hoy concluye la primera mitad del año 2022 y muchas personas ni siquiera sintieron lo rápido que pasó el tiempo, o que ya transcurrieron seis meses desde que se propusieron materializar algo que quizá aún no han iniciado.

 

Una buena cantidad de personas acostumbran proponerse cosas, fijar metas o empezar algo como parte de un ritual de Año Nuevo, poniendo mucho empeño para empezarlo en los primeros días del año.

 

Estadísticamente, los propósitos de Año Nuevo más comunes son bajar de peso o aprender algo, como puede ser un idioma, pero a seis meses de habernos propuesto algo, ¿cómo van esas metas?

 

Mariana Aguilar fue una de las personas que en el primer minuto de este 2022 comió 12 uvas y se planteó una meta por cada una de ellas. En entrevista con Imagen Poblana, confirma que ya olvidó muchos de los propósitos.

 

Sin embargo hay uno que no olvida y fue el aprender a manejar un automóvil, debido a que hasta hoy es la única integrante de su familia que no sabe hacerlo y esto le ha complicado, en más de una vez, desplazarse a ciertos lugares.

 

Creí que iba a ser sencillo, no pagué una escuela pero le pedí a un amigo enseñarme y sí tomé unas tres clases, pero luego la situación se complicó”, explica Mariana.

 

De acuerdo con ella, cuando acabó enero ya había tomado tres lecciones los fines de semana, pero empezó febrero y con él, la tendencia de procrastinar, pues empezó a postergar las clases hasta hoy en día, fecha en la que no ha vuelto a ponerse tras el volante.

 

 

“Si te soy sincera no lo había pensado, hasta ahorita que me lo preguntaste, pero fue mucha mi dejadez porque como siento que no aprendí, después empecé a postergarlo y ve, ya estamos casi en julio”, señala sorprendida.

 

Mariana asegura que volverá a retomar el que fue su proyecto para este 2022, pero no descarta que, al paso que va, tenga que volverlo a incluir en sus propósitos del 2023 porque “ya casi va a acabar el año”.

 

La ciencia, o al menos algunos estudios que se ostentan como válidos por tener el respaldo de alguna universidad inglesa o norteamericana, coinciden en que la falta de perseverancia es lo que “tira por el caño” la mayoría de los propósitos de Año Nuevo.

 

Pero también confirman situaciones como la de Mariana, pues la falta de logros a corto plazo son las que acaban con la ilusión de mantenerse en el camino. Y es que si ella hubiera sentido que logró algo en las tres clases que tomó, es más probable que lo hubiera seguido haciendo.

 

Lo mismo ocurre con las personas que se proponen bajar de peso o aprender un idioma, pero olvidan que se trata de un proceso y no de un acto de magia, por lo que si en unos días no ven resultados pierden el interés.

 

Pero si tú al igual que Mariana ya abandonaste tus propósitos de Año Nuevo, aún te quedan seis meses en los que bien podrías retomarlos, y si eran a corto plazo, llegar al fin de año con ellos cumplidos.

Notas Relacionadas