Tesis sobre un homicidio, un filme argentino añejo pero muy interesante

Con la batuta del maestro de la actuación Ricardo Darín en el papel protagónico, personificando a un docente universitario de un posgrado en Derecho en la ciudad de Buenos Aires, con un antagónico bastante sólido, interpretado por Alberto Ammann -gran histrión- quien se asume como un asesino serial, que usa los conocimientos impartidos por su profesor para jugar con las autoridades, “Tesis sobre un homicidio”, dirigida por Hernán A. Golfrid, resulta una gran opción para empezar este año cinematográfico, apoyados por las plataformas de video bajo demanda, en este caso me refiero a Netflix.

 

El filme es ciertamente un poco añejo pero muy consistente, data de 2013, con un guion basado en la novela homónima de Diego Paszkowski -ganador de diversos premios literarios en Argentina- y reconstruido para llegar a la pantalla grande por Patricio Vega, es muy intenso y nos mantiene con la atención fija en los antagónicos del filme, el asesino y el profesor que quiere ser el héroe.

 

La cinta nos cuenta la enfermiza necesidad de poder y control que tienen algunos individuos, que son capaces de manipular su entorno para salirse con la suya. El caso retrata al profesor Roberto Bermúdez (Ricardo Darín), un abogado, que se especializa en Derecho Penal y Criminología, quien luego de algunas clases, se convence de que uno de sus alumnos más destacados y conocido desde pequeño mató, frente a la Universidad, al momento de su clase, a una joven mesera.

 

El largometraje transita en una atmósfera de tensión constante que nos remite, en prácticamente todo momento a la fabulosa “El secreto de sus ojos”, también protagonizada por el maestro Darín, de quien, por cierto, hay que decir que realiza un trabajo histriónico espectacular, que por sí solo, ya se vuelve lo más destacado del filme.

 

Los planos cerrados y breves le aportan un ritmo muy dinámico y entretenido, así como un ímpetu especial en la transmisión de la emoción al thriller psicológico. Una mezcla bien cuidada de actuación, estética visual, música y una dirección bien llevada, que demuestra la pericia de Hernán A. Golfrid. En suma, un filme lleno de calidad.  

 

Que sea un gran año para usted

 

En esta primera columna del año, quiero desearle que 2022 sea un año lleno de salud, trabajo y felicidad… lo invito a seguir leyendo esta columna.

 

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias escríbame al correo electrónico trejohector@gmail.com o sígame en mis redes sociales “Cinematografo04” en Facebook y Spotify, así como “Cinematgrafo04” (sin la “ó”) en Twitter.

Notas Relacionadas