Consulta Infantil y Juvenil, eclipsada por intereses políticos

Foto: Enfoque y Central Electoral

México es uno de los tantos países donde la voz de niños y jóvenes es minimizada en las altas esferas del poder, ya que se considera a este grupo poblacional como inexperto en temas que supuestamente solo pueden resolver las élites.

 

El colocar a niños y jóvenes en un lugar alejado de las decisiones que se toman en el país es un error que ha pasado factura a otras naciones, motivo por el cual en naciones desarrolladas se tiene mucho respeto a la voz infantil y juvenil.

 

Uno de los pocos esfuerzos que se hacen en México para escuchar a niños y jóvenes es la “Consulta Infantil y Juvenil” que lleva a cabo el Instituto Nacional Electoral (INE), acción que fomenta la democracia entre las nuevas generaciones.

 

Desafortunadamente, esta consulta no tiene el eco que se esperaría y a unos días de que concluya, este ejercicio del INE está completamente eclipsado por la consulta de revocación de mandato promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

 

Como es una costumbre en México, los intereses de los grupos políticos están muy por encima de las necesidades de la población, sobre todo de un sector social que exige ser escuchado, pues muchas decisiones que se toman en el país afectan directamente a niños y jóvenes.

 

Pero esto no parece ser interesante para el Gobierno Federal, que está más enfocado en promover una consulta que a todas luces tiene como principal objetivo medir la popularidad que tiene el presidente López Obrador.

 

En México actualmente hay 20.8 millones de niños y 21.7 millones de adolescentes, población que en un futuro no muy lejano será la fuerza laboral del país y será la encargada de tomar las decisiones importantes.

 

Las políticas públicas enfocadas a este grupo de la población son muchas veces diseñadas por adultos que no comprenden las carencias, la marginación y discriminación que afecta el desarrollo de niños y jóvenes.

 

La consecuencia de esto es que el niño y el joven desarrollan una total apatía, que se ve reflejada en adultos que no se involucran en temas que afectan a la comunidad, convirtiendo a México en un país sin compromiso social.

 

Por este motivo, es necesario que las autoridades entiendan la importancia de involucrar a niños y jóvenes en la vida pública del país, recordando que valores como la democracia se aprenden desde la niñez.

Notas Relacionadas