Moteles en Puebla: del descanso y la pasión hasta la muerte

Foto: Enfoque

Los moteles en Puebla –y muchas partes de México–, son referencia inmediata de lugares de paso, donde las parejas pueden tener un momento de pasión. Sin embargo, en sus habitaciones también han ocurrido muertes, algunas de índole natural y otras, no tanto.

 

A continuación, Imagen Poblana hace un recuento de aquellas habitaciones de motel que ocuparon un lugar en la nota policiaca por los crímenes o muertes que albergaron, en los últimos años.

 

Llegaron acompañados pero murieron solos

 

Algunos casos que suelen ser frecuentes en las historias de los moteles son las de personas enfermas que, pasando una noche de pasión, suelen perder la vida en medio de "la acción", por lo que son encontrados por los trabajadores cuando se vence su tiempo.

 

El pasado 18 de abril personal del Hotel Navarros, ubicado en la colonia Arboledas de Loma Bella de la ciudad de Puebla, reportó el hallazgo de un hombre sin signos vitales, el cual había ingresado un día antes pero aparentemente sufrió un paro cardíaco.

 

Previamente, el 3 de enero, se reportó un hecho similar en el motel Villa del Mar, ubicado en la calle 14 Poniente del centro histórico de Puebla, donde un hombre de la tercera edad entró con una mujer, pero horas más tarde fue hallado sin vida y sin pertenencias, presuntamente tras sufrir un paro cardíaco.

 

En agosto del año pasado ocurrió algo similar en el Motel Ville, ubicado en la colonia Jorge Murad Macluf, donde una pareja ingresó, pero cuando el tiempo venció, el personal fue a tocar la puerta y encontró al hombre sin vida, mientras que la mujer ya no estaba en la habitación.

 

 

Feminicidios y crímenes de odio

 

El primer feminicidio de este 2021 ocurrió justamente en un motel, específicamente en el Jacarandas, ubicado en la colonia Cleotilde Torres de la ciudad de Puebla, donde una mujer ingresó con un hombre a una de las habitaciones durante madrugada.

 

Horas más tarde, cuando el tiempo de la habitación venció, el personal acudió a revisar y encontraron a la mujer amordazada, maniatada y sin signos vitales, pero de su acompañante no había rastro.

 

 

Otro feminicidio ocurrió en junio de este año, cuando una joven de aproximadamente 25 años fue asesinada al interior del motel Fiesta, en San Martín Texmelucan, siendo amordazada y maniatada para después ser estrangulada.

 

En diciembre de 2020 se reportó el asesinato de una persona transexual al interior del Hotel Isabel, ubicado en la avenida 5 Poniente entre 16 de Septiembre y calle 3 Sur del centro de Puebla.

 

Presuntamente, la víctima conoció a su agresor a través de redes sociales, por lo que ambos acordaron ir al citado hotel, a donde ingresaron mientras el primo de la víctima los esperaba afuera.

 

Aproximadamente una hora después vieron salir al agresor del hotel corriendo, por lo que el familiar y los trabajadores del hotel subieron a la habitación, solo para encontrar a Alejandro Abisay Z.L., de 26 años, con golpes y puñaladas.

 

Crímenes “pasionales”

 

Al ser lugares donde la pasión se desborda, es imposible que crímenes de esta índole no ocurrieran de la misma forma, y durante el 2020 se reportaron al menos tres casos de este tipo.

 

El primero de estos hechos ocurrió en abril del año pasado, cuando un hombre de 27 años fue golpeado y herido de bala en un brazo por el esposo de su amante, quien los sorprendió en el motel Malinche ubicado en la colonia 16 de Septiembre Norte, de la ciudad de Puebla.

 

El marido furioso cometió el acto y después se dio a la fuga, dejando a su víctima y esposa en el motel, por lo que el agraviado solamente pudo presentar la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público.

 

En ese mismo mes, un hombre que era trabajador del Ayuntamiento de Puebla en turno, fue asesinado dentro del motel denominado El Ático.

 

Presuntamente, la víctima entró con otros dos hombres al negocio, pero cuando ya no salió de uno de los cuartos de vapor de este inmueble, los empleados fueron a buscarlo y fue así que lo encontraron sin signos vitales.

 

Un tercer caso es el que ocurrió en el Motel Azteca del municipio de Acajete, donde un hombre de 34 años fue asesinado por su novia, catorce años menor que él y que presuntamente actuó en defensa propia cuando se negó a sostener relaciones sexuales.

 

 

Aunque los familiares de la víctima pidieron justicia y que la joven pagara por el crimen, finalmente las autoridades tomaron en cuenta las atenuantes y dejaron en libertad a la mujer.

Notas Relacionadas