La otra tragedia de la pandemia: 131,325 huérfanos en México

Foto: Pixabay

México es el país con más menores huérfanos debido a la pandemia de COVID-19, con más de 131,325 pequeños en esta situación. Así lo informó un estudio publicado hoy por la prestigiosa revista médica The Lancet, llevado a cabo entre el 1 de marzo de 2020 y el 30 de abril de 2021.

 

De acuerdo con la publicación británica, el estudio de orfandad por COVID-19 se llevó a cabo en 21 países. En el caso de México, la medición se efectuó entre el 1 de marzo de 2020 y el 30 de abril de 2021, y reveló que 131,325 menores de 18 años perdieron por lo menos a uno de sus cuidadores principales (padre, madre o abuelos tutores). La cifra supera a la India, con 116,263; Brasil, con 113,150, o Estados Unidos, con 104,884.

 

Del total de menores reportados en la orfandad, 33,342 de ellos perdieron a sus madres, mientras que los padres de 97,951 fallecieron a causa del coronavirus; y 32 perdieron a ambos.

 

Asimismo, 4,429 menores mexicanos perdieron a su abuela; 5,342 a su abuelo y 36, ambos. Al tomar en cuenta estos datos, la cantidad de niños que enfrentaron el fallecimiento de sus cuidadores o tutores principales o de custodia incrementa a 141,132.

 

No obstante, si se consideran las tasas de fallecimientos de al menos uno de los cuidadores principales por cada 1,000 niños, Perú ocupa el primer lugar, con 10 por cada 1,000 menores; le sigue Sudáfrica, con 5 por cada 1,000; México, con 3 por cada 1,000, y Brasil, con dos por cada 1,000.

 

 

 

 

The Lancet estima que nivel mundial 1’134,000 menores padecieron, en el periodo señalado, la muerte de al menos uno de sus cuidadores principales. Además, el estudio revela que a nivel global, los padres fallecieron entre dos y cinco veces más que las madres.

 

Este dato se obtuvo de la base en los datos sobre el exceso de muertes a nivel global, los fallecimientos por coronavirus y los datos de fertilidad; a partir de ahí se obtuvo un modelo de tasas de orfandad asociadas al COVID-19.

 

Además, el estudio alude a “muertes asociadas” al coronavirus; es decir, tanto los decesos provocados por la enfermedad como los derivados de confinamientos y a la disminución de acceso a la atención sanitaria y al tratamiento de enfermedades crónicas.

 

Por último, el estudio puntualiza que durante la pandemia de coronavirus la mayor parte de muertes ocurren entre adultos, y es en ellos en quienes se ha centrado la atención. Sin embargo, el objetivo del estudio es evidenciar los padecimientos que enfrentan los menores por la pandemia tras la muerte de sus padres.

Notas Relacionadas