Bebé se quema las plantas de los pies debido a fuerte ola de calor

Foto: Pixabay

Debido a la fuerte ola de calor que experimenta Reino Unido, un bebé se quemó las plantas de los pies al caminar en el piso de la cocina, así lo informó la madre del pequeño mediante la publicación de varias fotografías en su cuenta de Facebook para alertar sobre esta situación.

 

De acuerdo con Natasha Trevethan, madre de la víctima, el niño caminó por las baldosas de la cocina que habían sido calentadas por el sol y debido al intenso calor sus pies quedaron enrojecidos y perdió parte de la piel; para demostrarlo, publicó varias fotografías en su cuenta de Facebook.

 

Según cuenta en su publicación, Trevethan llevó a su bebé de inmediato a urgencias para recibir tratamiento y curar sus quemaduras. “Pensé que compartiría nuestra terrible experiencia el domingo con nuestro pobre niño para crear conciencia. No había forma de que hubiéramos pensado que esto podría ser el resultado del piso de nuestra cocina”.

 

Además, compartió que su hijo, de 22 meses, todavía no tiene los reflejos para saltar de las baldosas calientes, por ello al sentir el calor se quedó parado, gritando de dolor, hasta que ella acudió a su llamado y lo apartó del piso. “Odiaría que esto le sucediera al bebé de otra persona”, escribió.

 

Al respecto, las autoridades británicas informaron que los rayos del sol pueden alcanzar temperaturas de más de 30°C, por ello los padres deben tener cuidado de que sus hijos no jueguen sin zapatos, pues las temperaturas de las aceras y las carreteras pueden llegar a los 62°C.

 

Asimismo, el Departamento de bomberos londinense emitió una advertencia sobre los vidrios y los espejos en las casas, ya que apagaron un incendio causado por la luz solar que se refractó a través del borde del vidrio de un balcón y encendió unas cajas de cartón que se hallaban dentro.

 

Por último, los servicios de emergencia británicos informaron que los bebés y las personas ancianas son poblaciones especialmente vulnerables a las fuertes olas de calor, pues se deshidratan con mayor facilidad y sus pieles son más sensibles a los rayos del sol.

 

Notas Relacionadas