Pasar al contenido principal

Grosjean sufre aparatoso accidente, Stroll vuelca su auto y Pérez abandona por fuego en su monoplaza

Grosjean sufre aparatoso accidente, Stroll vuelca su auto y Pérez abandona por fuego en su monoplaza

El Gran Premio de Baréin de hoy tuvo un inicio que conmocionó a todos los pilotos, pues el francés Romain Grosjean sufrió un brutal choque que provocó que su auto se partiera en dos y terminara envuelto en llamas, mientras que el canadiense Lance Stroll terminó con el auto volcado. 

 

El caos y la angustia comenzó al término de la largada, cuando el corredor de Alpha Tauri Daniil Kvyat golpeó el monoplaza del piloto de Haas, provocando que el francés saliera impactado hacia la valla de protección; acto seguido, el tanque de combustible del vehículo se rompió, lo que desató las llamas en el auto que, por la velocidad a la que iba, se partió a la mitad.

 

Ante el accidente, los elementos de seguridad corrieron a auxiliar a Grosjean, quien seguía al interior del vehículo que comenzaba a incendiarse, lo que desató la preocupación entre los propios pilotos que tuvieron que detenerse completamente por la bandera roja, mientras que los televidentes comenzaron a especular por la situación del francés al no ver imágenes de cómo estaba el piloto. 

 

 

Por fortuna, el piloto salió caminando del vehículo en llamas, con quemaduras en las manos, tobillos y pies. Posteriormente fue trasladado al hospital para ser evaluado, mientras que el equipo de la Fórmula 1 limpió la zona del accidente, retomando la carrera hasta una hora después del incidente. 

 

Cuando se creía que la carrera seguiría con normalidad, Lance Stroll protagonizó un nuevo accidente causado otra vez por Kvyat, quien chocó con el canadiense, provocando que el auto de Racing Point se volcara. 

 

 

En esta ocasión, los directivos decidieron sacar bandera amarilla, por lo que la carrera se retomó a los pocos minutos. 

 

Casi al término de la carrera y en el tercer puesto, el auto del mexicano Sergio Pérez tuvo una avería que provocó fuego en el motor, ocasionando que el piloto abandonara la pista y se perdiera el podio cuando se creía que ya había ganado la posición.

 

Una vez más, Lewis Hamilton se quedó con el primer puesto.

 

 

SIGUE CONECTADO