Pasar al contenido principal

La potencia imparable de los volcanes: erupción en Rusia se percibe en EU

Los científicos de la Universidad de Colorado en Boulder (EEUU) aseguran haber revelado el misterio de las anómalas puestas de sol de intenso color púrpura que se observaron en el estado en agosto de este año. Según los investigadores, es el efecto de la erupción del volcán ruso Raikoke, ubicado a miles de kilómetros de distancia.

 

La erupción del volcán Raikoke, que se produjo en junio en las Islas Kuriles, provocó la liberación de cenizas y dióxido de azufre a una altura de 12-13 km en la estratosfera. Los científicos que monitorizan las capas altas de la atmósfera pronto descubrieron una capa de partículas de azufre 20 veces más gruesa de lo normal.

 

 

"Estas partículas —aerosoles— dispersan la luz del sol que pasa a través del aire, lo que en combinación con la absorción de la luz por la capa de ozono, da a los amaneceres y las puestas de sol ese color púrpura", explicaron los investigadores.

 

El vulcanólogo Yuri Dúbik, científico del Instituto de Vulcanología de Rusia, habló acerca de la credibilidad de los resultados de la investigación de los especialistas estadounidenses.

 

"La erupción de Raikoke fue bastante fuerte y explosiva. (…) Esto podría haber afectado las capas superiores de la atmósfera. Así que teóricamente la explicación parece fidedigna", comentó el experto a la agencia.

 

Según el vulcanólogo, una gran cantidad de potentes erupciones en la historia de la humanidad se acompañaron de cambios muy notables en el clima.

 

El especialista recordó la erupción del volcán Bezimianni en Kamchatka en 1956. Se formó una columna de cenizas y gases de unos 35 km de altura que, al menos, dos veces redondearon la Tierra y produjeron varios fenómenos anormales, señaló Dúbik.

 

"Las erupciones catastróficas tienen un impacto muy importante en todo el planeta y producen unos cambios climáticos serios", aseguró el vulcanólogo.

 

A su vez, los autores del artículo, publicado en la página web de la Universidad de Colorado, recordaron que en 1815 el volcán Tambora, ubicado en la actual Indonesia, liberó una cantidad histórica de cenizas y gases en el aire. La erupción provocó anomalías climáticas globales: 1816 se conoció como el año sin verano en Europa y América del Norte.

 

Aunque la erupción de Raikoke no fue tan desastrosa, quemó toda la flora y fauna de la isla donde se ubica.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO