Pasar al contenido principal

Virus informáticos, peligro constante en la red

Los virus informáticos cada vez son más peligrosos y dañinos, ya que ahora no solo se limitan a alentar los dispositivos, actualmente estos programas se dedican a robar datos bancarios, imágenes personales y hasta podrían controlar los equipos.

 

Existen millones de virus en el mundo; sin embargo, algunos por su complejidad y facilidad de infectar son considerados altamente peligrosos.

 

Es el caso de NIVDORT, un malware que se propaga vía e-mail, que con solo visualizar el correo el equipo se contamina y, por ende, ya está en riesgo, lo cual provoca que esté expuesta la información bancaria, usuarios y contraseñas guardadas, e incluso, puede registrar las pulsaciones de las teclas.

 

México no se ha salvado de estos ataques, pues recientemente el virus norcoreano llamado FALLCHILL se propagó por el ciberespacio mexicano con la finalidad de robar datos personales. El programa cuenta con la habilidad de abrir, leer y editar procesos en el sistema. Lo impresionante de este virus es que se elimina automáticamente una vez terminada su tarea.

 

ZEUS es otro malware que comúnmente se descarga con la técnica de phishing, que es una manera de robar datos haciéndose pasar por bancos o sitios web, secuestrando archivos y dejando el dispositivo inservible con la finalidad, como muchos otros, de robar la información.

 

Los gusanos son más sencillos, pero igual de peligrosos. Estos tienen la habilidad de reproducirse a sí mismos y se propagan de computadora en computadora, causando problemas en la red y ocupando el ordenador infectado para migrar a otro.

 

Lo recomendado para no caer en manos de estos ciberataques es mantener todos los dispositivos actualizados, ya que los virus se aprovechan de las lagunas para infiltrarse y no ser detectados.

 

Asimismo, utilizar un antivirus confiable. Existen gratuitos y de paga; sin embargo, lo que se debe de tener en cuenta es que debe de ser desarrollado por una compañía fiable; de igual manera al recibir correos de dudosa procedencia, lo mejor es eliminarlo y ponerse en contacto con el banco o la institución por la que se hace pasar este mensaje.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO