Pasar al contenido principal

La “Mano Cornuda”, historia de este emblema del rock y heavy metal

Mucha gente considera que ritmos como el rock y el heavy metal representan música generada directamente en el inframundo por seres satánicos, máxime si durante alguna canción de bandas como AC/DC, Motorhead o Metallica se hace la bien conocida “Mano Cornuda”.

 

La “Mano Cornuda” es una expresión puramente rockera donde se forman una especie de cuernos con las manos mientras se escucha una “poderosa canción”. Obviamente, los supuestos cuernos y el ritmo de esta música han provocado que se crea que es un símbolo demoniaco.

 

Nada más alejado de la realidad, ya que se ha comprobado que esta expresión tiene origen en religiones orientales como el budismo, donde era usada para ahuyentar a los demonios y eliminar obstáculos en el camino.

 

El músico italoamericano Ronnie James Dio fue el primero en usar la “Mano Cornuda” durante los conciertos que daba con bandas como Rainbow, Dio y sobre todo en la época donde actuó como vocalista de la legendaria Black Sabbath en los años 80.

 

Ronnie James animaba a la gente con esta señal, que rápidamente se propagó a cada uno de los escenarios donde el rock y el heavy metal dominaba, generando también escándalo entre todos aquellos que consideran estos géneros musicales como “música del diablo”.

 

Poco después, Ronnie reveló cómo surgió la “Mano Cornuda” en su vida y el origen es realmente peculiar, pues viene directamente de un familiar: su abuela.

 

El rockero mencionó que esta señal se la hacía su abuela cada que partía de casa o se embarcaba en un proyecto, a fin de curarle el “mal de ojo” y ahuyentarle los malos espíritus, todo lo contrario a lo “satánico” que muchas personas piensan.

 

De esta manera, Ronnie hacía este símbolo para alejar los malos espíritus de todos sus fans y que disfrutaran de la música, en un acto que se puede considerar como “solidaridad rockera”.

 

Entonces ya lo sabes, si alguien te hace la “Mano Cornuda” no pienses mal ni huyas en búsqueda de un padre para exorcizarlo. Al contrario, dale las gracias y regrésale la cortesía, pues te está enviando pura buena vibra.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO