Pasar al contenido principal

Solo 1 % de feminicidios de 2017 a la fecha ya tiene sentencia condenatoria

La reciente sentencia contra Humberto Ortega Sánchez por el feminicidio de Tania Verónica Luna, ocurrido en septiembre de 2016, es apenas la cuarta sentencia por un asesinato de mujer únicamente por su condición de género en 337 casos registrados en Puebla desde 2017.

 

Así lo demuestran las estadísticas del Poder Judicial del Estado, las cuales revelan que son solo cuatro casos con condena por el feminicidio de tres mujeres y una tentativa de feminicidio, es decir, que la víctima logró sobrevivir.

 

Esto demuestra que el porcentaje de efectividad de las instancias judiciales en Puebla es apenas del 1 por ciento, quedando impunes 99 por ciento de los casos registrados en el estado durante los últimos 28 meses.

 

Y es que de acuerdo con la Comisión Estatal de Derechos Humanos, en Puebla se han dado 337 homicidios de mujeres desde 2017.

 

En aquel año se dieron 157 asesinatos, mientras que hubo otros 147 el año pasado y entre enero y  abril de 2019 ya se registraron otros 33 casos.

 

Actualmente, las únicas cuatro sentencias condenatorias son: una en la ciudad de Puebla por un caso ocurrido en 2017 y otra más en Izúcar de Matamoros, en marzo del año pasado.

 

La tercera sentencia fuer por el grado de tentativa en septiembre de 2018, pues la víctima logró sobrevivir a su agresor; sin embargo, una reforma penal aprobada en 2015 da cuenta que la tentativa de feminicidio se cataloga como feminicidio, por lo que la pena es en el mismo sentido.

 

La cuarta y última ocurrió este lunes cuando el Tribunal Unitario de enjuiciamiento entregó la sentencia contra Luis Humberto Ortega Sánchez, por el feminicidio en agravio de Tania Verónica Luna, con una pena de 50 años de prisión y la obligación de pagar la reparación integral por el daño a las víctimas indirectas.

 

En septiembre de 2016, se dio este caso en el mismo domicilio de la víctima, por parte de quien fuera su ex pareja sentimental.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO