Pasar al contenido principal

Vicente Fernández, el ejemplo del macho homofóbico contumaz

Mucha polémica se ha desatado a raíz de la negativa de Vicente Fernández por recibir un trasplante de hígado, argumentando que este órgano podría venir de un homosexual o un drogadicto, colocando una mentalidad totalmente machista y retrógrada por encima de su salud.

 

El cantante mexicano padece de cáncer y le llegó la oportunidad de recibir un hígado para sobrevivir a este mal, pero el intérprete prefiere no tener ningún órgano que no sea suyo.

 

“Cuando me dijeron que tenía cáncer interrumpí la gira. Me quisieron poner el hígado de otro cabrón y dije: 'no amigo, yo no me voy a ir a dormir con mi mujer con el órgano de otro güey, ni sé si era homosexual o drogadicto”, comentó en una entrevista Fernández.

 

La mentalidad cerrada de Vicente Fernández no es algo nuevo, pues se menciona que la enemistad entre el cantante ranchero y el fallecido Juan Gabriel comenzó con una diferencia de opiniones en cuanto a religión.

 

Diversos rumores indican que en una ocasión le preguntó a Juan Gabriel si él creía en Dios, entonces el Divo de Juárez solo le respondió que primero creía en él y luego ya en algún dios. Se sabe que Juan Gabriel era un ateo declarado.

 

Incluso, en diversas entrevistas Vicente Fernández emitía comentarios un tanto homofóbicos contra Juan Gabriel, pese a que nunca se dijo abiertamente si el cantautor mexicano era homosexual.

 

Las palabras de Vicente Fernández contra los homosexuales contrastan con los episodios que ha protagonizado su hijo Alejandro Fernández, de quien se rumora tiene preferencias por personas de su propio sexo.

 

De la misma manera, Vicente Fernández cae en una contradicción con sus opiniones en contra de los drogadictos, pues se sabe también de su marcado alcoholismo, que también se puede tomar como un vicio que lo ha llevado a la enfermedad que hoy padece.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO