Pasar al contenido principal

Matanza en escuela de Sao Paulo: ¿resultado de un Brasil "enfermo" o una realidad regional?

La tragedia que dejó diez muertos en una escuela de la localidad de Suzano (Sao Paulo) evidencia una sociedad brasileña "polarizada por una psicología de la violencia" y "estimulada" por las políticas de Jair Bolsonaro, estimó el analista José Reinaldo Carvalho.

 

El tiroteo registrado el miércoles en la escuela estatal Profesor Raul Brasil es la evidencia de que el gigante sudamericano es actualmente "un país enfermo desde el punto de vista social y político" y de que las políticas del Gobierno de Jair Bolsonaro incitan al uso de armas, consideró el experto.

 

Carvalho, director ejecutivo del Centro Brasileño de Solidaridad con los Pueblos y Lucha por la Paz (Cebrapaz), dijo a Sputnik que la sociedad brasileña está "polarizada por esta psicología de la violencia, en que cada ciudadano tiene que tener un arma y atacar al otro".

 

Para el analista, Bolsonaro es responsable de este clima debido a que, desde su campaña electoral, levantó la bandera de "armar a la población para combatir al crimen".

 

"Él mismo dice que no duerme sin su arma a su lado y en unos de los actos de campaña enseñaba a una niña cómo hacer el gesto de tener un arma para matar a los bandidos”, señaló.

 

Si bien el propio presidente no cometió los crímenes, Carvalho considera que los "estimula" con su retórica. A partir del caso, el senador bolsonarista Major Olimpio dijo durante una sesión parlamentaria que la tragedia se hubiera minimizado si en el centro educativo hubiera habido una persona con porte legal de un arma.

 

Para Carvalho, las palabras de Olimpio ponen en evidencia "el ambiente que se está viviendo en Brasil".

 

Otros casos de tiroteo en América Latina

 

El tiroteo registrado el tiene una decena de antecedentes en países de Latinoamérica en los últimos años. Entre ellos se destaca el ocurrido el 7 de abril de 2011 en una escuela de Río de Janeiro, en el que murieron 13 personas.

 

Al igual que en el caso ocurrido en Sao Paulo, el tiroteo de 2011 fue perpetrado por un exalumno del centro educativo. En ese caso, Wellington Menezes de Oliveira ingresó a la Escuela Pública Municipal Tasso da Silveira y asesinó de varios disparos a 12 niños. Tras causar también una veintena de heridos, el atacante se quitó la vida.

 

También en 2011, pero en setiembre, un niño de 10 años asistió con un arma a su escuela en Sao Caetano do Sul y disparó contra su maestra de 4° grado. La mujer resultó herida y el niño se autoeliminó más tarde.

 

En 2004, Argentina vivió su peor masacre en un centro educativo, cuando el adolescente de 15 años Rafael Solich disparó con una pistola 9 milímetros contra varios de sus compañeros. Tres de ellos murieron y otros cinco resultaron heridos. El adolescente fue detenido e internado en un hospital psiquiátrico.

 

México también ha registrado eventos de este tipo. El último de ellos fue el 18 de enero de 2017, cuando un estudiante de 15 años disparó con un revólver calibre 22 contra una docente y varios compañeros.  El ataque culminó con cinco heridos y la docente y el perpetrador muertos.

 

Guatemala, por su parte, ha registrado cuatro tiroteos en centros educativos entre 2012 y 2018, con un saldo total de tres muertos y cinco heridos.

 

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO